Cuando la Sexualidad llega a los niños

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on pinterest

Si algo tengo claro, es que los hijos son una bendición. Ellos nos cambian nuestra perspectiva de vida, alimentan nuestro propósito y sentido de trascendencia. Pero también hay una verdad, su llegada cambia toda la dinámica de la familia.

Con la aparición de los niños se enciende un sentido de alerta y cuidado, tenemos menos horas de sueño, más estrés y lamentablemente, menos tiempos como pareja.

Muchas parejas a lo largo de los años me han preguntado Iván ¿cómo conseguimos mantener el romance y la conexión sexual, si estamos extenuados y con muy poco tiempo para nuestros encuentros íntimos?

Creo que el gran problema que enfrentamos es un desorden de prioridades y expectativas incorrectas. Así que vamos por parte. 

Primero lo primero. Los primeros cuarenta días son claves. La mujer ha hecho un gran esfuerzo por muchos meses durante la gestación que han generado una gran carga emocional y física. También tenemos que tomar encuesta factores como la manera que el bebe llego al mundo. ¿Parto? ¿cesárea? ¿Hubo complicaciones? Este periodo es de paciencia, sobre todo para los hombres. Porque debes ayudar a traer paz y tranquilidad a tu pareja. Es probable que durante este periodo no exista contacto sexual. Muchos matrimonios recuperan su intimidad sexual a pocas semanas de tener a su bebe, otros toman más tiempo. Comprensión y apoyo es clave en esta temporada.

En segundo lugar. La palabra mas común que todos va a usar es cansancio. Y tienen razón. Descansar y turnarse para alimentar y cambiar pañales va a ser muy importante.  Aquí el papel de los hombres es muy importante porque la mas agotada es la mamá. ella participa mucho mas integralmente en estos primeros días de vida del infante. Si queremos que nuestras esposas tengan fuerzas para tener intimidad con nosotros debemos ayudar a bajar la carga de trabajo. Mantener limpia la casa, hacer la comida. Una mujer que ve a su esposo colaborar para que ella pueda descansar más se sentirá amada y provocada a tener intimidad sexual con su pareja.

Aquí, lo importante es no dejar pasar mucho tiempo para conectarse sexualmente. Ya que la intimidad nos hace sentir amados, reduce el estrés, relaja a las personas y crea una conexión afectiva muy importante. Recuerda que un matrimonio sin intimidad sexual no es un matrimonio saludable.

Debemos entender también la prioridad de los roles. Es claro que la mujer tiene un rol mas protagónico en la vida del bebé que el papá. Pero no debemos olvidar que la prioridad en un hogar es el matrimonio y luego vienen los hijos. Dicho esto, las mujeres no pueden poner a sus hijos como excusas para no tener intimidad con sus esposos, porque los hijos no son los culpables. Así como los Hombres deben hacer bien lo que expresé en los dos puntos anteriores, las mujeres deben aprender a administrar sus fuerzas, porque ellas siguen siendo parte de un matrimonio.

He leído artículos y estudios que hablan de la infidelidad en matrimonios, muchos de ellos se ubican entre los 4 meses de gestación y los primeros 2 años de vida de un niño. Esto es debido a la desconexión del matrimonio en el área sexual.

Los niños no tienen conciencia social, no les importa nuestra intimidad y romance matrimonial. Ellos son unos tiranos que solo quieren comer, dormir y que les cambien los pañales. Qué envidia jajajajajajajajajajaja.

Es nuestra responsabilidad mantener la estabilidad en nuestra relación. Recuerda lo importante que es para la crianza que tu matrimonio esté conectado y saludable.

“La mujer ya no tiene derecho sobre su propio cuerpo, sino su esposo. Tampoco el hombre tiene derecho sobre su propio cuerpo, sino su esposa. No se nieguen el uno al otro, a no ser de común acuerdo, y solo por un tiempo, para dedicarse a la oración. No tarden en volver a unirse nuevamente; de lo contrario, pueden caer en tentación de Satanás, por falta de dominio propio.”

1 Corintios 7:4-5 NVI

Así que no permitamos que la sequía sexual se nos meta en la cama como un cáncer que enferme nuestra relación y creando distancia entre nosotros. ¡No somos más dos, somos uno!

“Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre.”

Mateo 19:6

Hagamos siempre el esfuerzo correcto por mantener nuestro matrimonio saludable. No dejemos que el distanciamiento cree discordia y desilusión entre nosotros. Los niños son una bendición, nunca una excusa para tener un matrimonio de segunda. Nuestros hijos están conectados a nosotros y mientras mas estable sea nuestra relación, más lo será ellos.

Cosas por hacer:

  • Lleguen a un acuerdo en cuando y dónde tendrán sus encuentros sexuales.
  • Sean intencionales en tener intimidad y no dejen pasar el tiempo como si no importara.
  • Ayúdense mutuamente en esta temporada para aliviar las cargas de ambos.
  • Aumentemos la comunicación y el toque físico.
  • No dejemos el corazón de nuestra pareja desprotegido por falta de intimidad.

Deja un comentario

SOBRE IVAN PIRELA

Es comunicador, terapeuta familiar y pastor. Con su experiencia en el área de relaciones, ha ayudado a centenas de hogares y personas en América Latina a tener vínculos saludables. Como orador es un provocador de fe y esperanza en Jesús y su palabra.

Recent Posts

Sígueme en Facebook

Suscribete en mi boletín

Agrega tu correo para recibir información sobre, matrimonios, familia y sobre lo relacionado a mi ministerio